La Guelaguetza; viajando con mi hermano.

Las últimas semanas he estado viendo noticias y reportajes sobre las celebraciones de la Guelaguetza y me hizo recordar el viaje que hice con mi hermano en 2013. En este post quise platicarles un poco acerca de esta celebración y mi experiencia.

La Guelaguetza es la celebración más grande del Estado de Oaxaca, México. El festejo principal es el tiempo de cosechas y el compartir con los demás aquello que tenemos. Es una experiencia muy enriquecedora tanto culturalmente y en este caso para nosotros reforzar nuestra relación de hermanos.
La celebración principal se lleva a cabo en la Ciudad de Oaxaca y consta de diversos eventos durante el mes de julio. La mayoría de eventos son gratuitos y muy pocos son  los que tienen costo.

Para llegar nosotros seguimos la siguiente ruta: Salimos de la Ciudad de Toluca de Lerdo en el Estado de México en auto propio hacia la terminal de la TAPO en la Ciudad de México, por internet ya habíamos comprado los boletos así que solo llegamos a abordar el autobús que nos llevaría directamente a la terminal central de la Ciudad de Oaxaca. Fueron unas 7 horas de viaje y viajamos por la compañía ADO que nos dio muy buen servicio. Llegando a Oaxaca tomamos un taxi que nos llevó hasta nuestro hotel y el costo del  transporte dentro de la ciudad esta dentro de la media, nada elevado.

Desde nuestro arribo, la atmósfera oaxaqueña se sintió diferente, la fiesta esta en las calles, en las personas, en los parques.

El primer día que estuvimos fue domingo y fuimos a una presentación llamada  “Donají la leyenda” que se realiza en el auditorio Guelaguetza, muy recomendado ya que es un conjunto de danzas, música e historia prehispánica con hermosos vestuarios y escenografías, vale la pena apreciarlo y la entrada es económica.

La mañana siguiente era día de Guelaguetza en ese mismo recinto, pero no alcanzamos boletos y hay dos secciones del auditorio que son gratuitas pero hay tanta gente que tienes que esperar a dormir afuera para alcanzar lugar. En ese momento pensamos que nos quedaríamos sin ver la celebración, pero platicando con unas chicas de esa región nos comentaron que había otra Guelaguetza en una pequeña ciudad llamada Zaachila que esta como a unos 40 minutos  en taxi colectivo de la Ciudad de Oaxaca. Entonces decidimos que teníamos que arriesgarnos a ver si alcanzábamos lugar en la otra.

El lunes nos fuimos a la terminal de segunda que es de donde salen los colectivos y nos fuimos para Zaachila, llegamos al centro y nos encontramos con una gran feria gastronómica y de barro negro. De inmediato nos dirigimos hacia la zona arqueológica de la ciudad que era donde se llevaría a cabo la Guelaguetza, ahí es completamente gratis el evento y al aire libre, con las pirámides de escenografía, hacia un calor  tremendo que superaba los 40ºC pero valió la pena las horas en el sol, sentados sobre montones de arena por que después del medio día llegaron las regiones y comenzaron las danzas, el color y la alegría que solo un evento tan ancestral puede darle a su gente.

En esencia la Guelaguetza es la reunión de las 8 regiones oaxaqueñas en un evento de danzas y música en donde cada quien representa la forma de vestir, danzar y lo que se produce en su región, al mismo tiempo comparten con el público lo que la tierra les dio este año, regalan pan, queso, dulces, chocolate, etc. y para ellos es una forma de agradecer a la madre naturaleza lo que les dio, compartiendo con el prójimo.

Hay quienes danzan con flores, otros con piñas, también danzan cargando la imagen de la virgen, esta lleno de colores y belleza. Lo logramos, pudimos apreciar todo el evento, fue algo espectacular. Me encantaría que un evento tan grande lo pudieran vivir todos los mexicanos y claro todos los extranjeros también son bienvenidos.

Después nos dirigimos a la feria donde habíamos visto la comida y ahí  nos dispusimos a comer, quiero mencionar que la comida en todo el Estado de Oaxaca tiene precios realmente bajos y todo es muy natural. Recomiendo totalmente las tlayudas, las quesadillas, los chapulines, el tasajo, los tamales, el mole, en fin la gastronomía es muy amplia y buenísima.

Esa tarde regresamos a la Ciudad de Oaxaca y en una de las plazas principales estaba nada más y nada menos que Susana Harp dando un concierto totalmente gratis muy cerca del Convento de Santo Domingo, toda la gente por la calle con ese ambiente de fiesta es fenomenal.

Nosotros nos quedamos unos días más y tuvimos la oportunidad de ir a una plaza al estilo Oaxaca  en Villa de Etla que también es una de las cosas más características de la cultura oaxaqueña, por que ahí te cocinan el tasajo frente a la carnicería, venden chapulines por doquier, frutas y verduras buenísimas, ropa, artesanías,  el ambiente tiene tanto folklore que te deja sin palabras.

Hicimos otro pequeño tour pero ese lo reservaré para otro post, así este se lo dedicamos a mi Guelaguetza querida.

Les dejo el siguiente link de un video que encontré en YouTube para que puedan apreciar más graficamente lo antes narrado.

https://youtu.be/UEiJLTh1eu4

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: