Parálisis facial, mi experiencia.

Dentro de un par de meses llegaré a mis 25 años de vida y estoy a unos días de cumplir un año de haber vivido una parálisis facial. Este post es especial y diferente por que es en el que más he abierto mi corazón para escribir. 

Espero sirva para ayudar a alguien que igual este pasando por algo parecido o simplemente para que quienes lo lean aprendan a valorar la enorme capacidad de nuestro cerebro.

En julio del año pasado durante un día normal, comencé a darme cuenta que la comida no me sabía a nada, que era como tener papel o cartón en la boca. No le dí importancia pues pensé me había lastimado comiendo piña. Después sentí que mi ojo se me cerraba, como si tuviera sueño, pensé que era el cansancio. Me preocupé cuando después de todo un día ninguno de los síntomas cedió. Estaba preparándome para irme al gymnasio cuando decidí que era el momento de acudir a un médico. Llegué a urgencias de una clínica cerca de mi casa y después de algunas pruebas me dijeron que solo tenía inflamado un nervio y que con algunas vitaminas el malestar pasaría. 

Esa noche tomé el medicamento y descansé, a la mañana siguiente el malestar era mayor, pero uno de los momentos en que me preocupé aún más fue cuando al usar enjuague bucal después de cepillarme los dientes, derramaba sin poder controlarlo. Hice cita con mi médico de cabecera y al verme de inmediato me diagnóstico una parálisis facial. 

Al principio quedé tan en shock que no carburé lo que estaba sucediendo en mi organismo y lo que estaba por vernir. En ese momento me inyectaron medicamentos para poder frenar la parálisis y me canalizaron con una terapeuta que me ayudaría en la cuestión física. 

Una parálisis facial es la inflamación de uno de los nervios dentro de tu cerebro, puede darse por diversos factores. Genera que la mitad de tu cara no tenga movilidad. Existen varios niveles de intensidad y puede dejar secuelas irreversibles.

Con el pasar de los días la parálisis se notaba más pero con ayuda de mi neurólogo y una resonancia magnética descubrimos que mi cerebro estaba en excelentes condiciones, ahora se resume muy rápido en un par párrafos pero fueron varias consultas y estudios.

La recuperación es ligeramente dolorosa y de cuidados, como con los cambios de temperaturas o hacer correctamente las terapias, pero nada del otro mundo. Aprendes a valorar mucho lo magnífico que es el cerebro al dirigir nuestros movimientos tanto faciales como corporales. Es algo realmente fascinante.

Pero en esencia este tipo de experiencias te ayudan mucho más de lo que te perjudican, te permite darte cuenta de las personas que realmente estarán contigo en los momentos más rudos de esta vida. Aprendes a conocerte a ti mismo, a filosofar sobre ti y lo que es verdaderamente importante.

No comento nada sobre mi tratamiento ni mis terapias por que no estudié medicina ni nada que se le parezca, solo agradezco que me toco ser acompañada por excelentes especialistas en la materia.

Después de unos dos meses de medicamentos y terapias, me dieron de alta. Pero algunas de las consecuencias de los medicamentos fue un aumento de peso de unos 7kg y un acné externo bastante llamativo para alguien que jamás había tenido problemas con su piel. 

No mentiré diciendo que al principio no me importaron estas cuestiones, la verdad es que si me pegó la inseguridad como a todos los seres humanos nos sucede. Pero más que lamentarme, agradecí el tener la capacidad de raciocinio intacta. 

Comparto esta experiencia tan personal por que considero que muchas veces hacemos una tormenta en un vaso de agua, recuerda que no importa por lo que estes pasando, seguramente siempre existirá alguien que la esta pasando peor y ve la vida con mayor optimismo. Todo depende de como quieras manejar las situaciones en las que te sumerge la vida. Sobre todo sé agradecido por que cada prueba sirve para mejorar, para ser más fuerte y sabio.

Por cierto el acné se me quito después de 3 meses de tratamiento con el dermatólogo y esos 7kg los estoy trabajado en el gymnasio. Pero lo que más me preocupo por cultivar es el cerebro y el alma, lo esencial es invisible a los ojos. 

Anuncios

3 comentarios sobre “Parálisis facial, mi experiencia.

Agrega el tuyo

  1. Pequeña,gracias por compartir con nosotros esta parte de tu vida.
    Al igual que tú creo qué hay que ver las cosas siempre con un y rayito de luz , objetivamente y tener confianza en que eso también pasará.
    Nosotros somos el motor más grande en nuestra vida😄.
    Te mando un abrazo de mapache gigante, y sigue haciéndonos sentir parte de ti.❤
    Dann . G.Camas

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: